AL AIRE
Cristo en Línea
Coronilla
Valora este artículo
(0 votos)
  • tamaño de la fuente
Bendición Cabina Reynosa Bendición Cabina Reynosa Cristo en Línea ®

LLEVAMOS UN TESORO EN VASIJAS DE BARRO.

Por Publicado Marzo 04, 2017

Un día como hoy, hace nueve años, el día 02 de Marzo del 2008, con la bendición del entonces Obispo de nuestra Diócesis de Matamoros Mons. Faustino Armendáriz Jiménez, iniciábamos un gran proyecto, lanzar al ciber espacio una programación cuyo objetivo era transmitir los Valores del Evangelio, eran días de gran anhelo por compartir con todo aquél con quienes el Señor se quisiera hacer el encontradizo en la carretera del Internet.

Fue así como inició nuestra aventura como comunicadores católicos, estando conscientes de nuestra pequeñez y la grandeza del mensaje que llevaríamos por medio de la radio por internet, haciéndose efectiva la Palabra “…llevamos este tesoro en vasijas de barro…”, han pasado nueve años desde aquella primera transmisión, y todo lo que el Señor nos ha permitido vivir dentro de este apostolado difícilmente pudiera cuantificarse en esta pequeña reseña.

Sin embargo, a todos los que leen estas líneas les puedo compartir en mi experiencia personal, que Dios me ha bendecido grandemente, pareciera que “tú le sirves al Señor” pero es Él que ha buscado un pretexto para enseñarte a vivir conforme a las expectativas que tiene para ti; esta enseñanza permea a todos los que se encuentran alrededor de ti, especialmente a tu familia, quienes con el paso del tiempo también son parte de todas estas experiencias, pero sobre todo de la experiencia de sentir a Cristo en sus vidas, lo digo por mis hijos. Si me preguntas si me pagan por hacer esto, te diré, que es uno de los trabajos que tú pagas por hacerlo, pues efectivamente, como muchos apostolados de nuestra Iglesia, tenemos que aportar de nuestros recursos para sacar adelante la misión encomendada, sin embargo, nunca me he arrepentido de ello, porque he aprendido “…que cuando Dios te quita es porque algo te va a dar; y cuando “Dios te da, es porque te va a pedir…”
Como lo dije anteriormente, son muchas las enseñanzas, las bendiciones, las experiencias, las anécdotas y todo lo que el Señor me ha regalado en este apostolado, que ha marcado mi vida y la de mi familia.
Doy gracias a todas las personas que han caminado por Cristo en Línea en estos nueve años, siendo la cabina de Reynosa, Tamaulipas, sede fundadora, quienes en un principio acudieron al llamado para acondicionar lo que sería nuestra cabina de transmisión, desde instalar los paneles, acomodar y limpiar los muebles; doy gracias a todos los movimientos y grupos laicales quienes han invitado a nuestra radio para la transmisión de sus eventos; agradezco al Colegio Instituto Colón, a las Hermanas Salesianas, que desde el inició nos ha cobijado en sus instalaciones, sintiéndonos de esa manera bajo la protección de Nuestra Madre María Auxiliadora; a los sacerdotes que nos han dado su apoyo y que han tomado los micrófonos de Cristo en Línea para compartirnos algún mensaje; al Padre Alán Camargo, encargado de medios de comunicación en la Diócesis de Matamoros, quien desde el inicio de nuestras transmisiones ha acompañado nuestro andar; al Padre José Ignacio Flores Ramos director de nuestra estación; pero sobre todo le doy gracias a Dios por Cristo en línea, pues me reconozco vasija de barro al servicio de nuestro Señor Jesucristo.
¡Dio nos ama!

Visto 618 veces Modificado por última vez en Domingo, 05 Marzo 2017 20:43
Inicia sesión para enviar comentarios

¿Quiénes Somos?

  • Cristo en Línea, es un grupo de laicas y laicos, religiosos, religiosas y sacerdotes que integran las distintas Diócesis, congregaciones y movimientos laicales.

    “Cristo en línea” estación de radio católica por internet donde se comunican “los valores evangélicos de manera positiva y propositiva” (cfr. Conclusiones de Aparecida N° 497).

Contacto

Emiliano Zapata 279 Colonia Pueblo Insurgente
Saltillo, Coahuila de Zaragoza 25137
México
+52 01 844 4343595
Mobile: +528442250394
cristoenlinea.com

Cita

Ef. 4,29

  • No salga de vuestra boca palabra desedificante, sino la que sirva para la necesaria edificación, comunicando la gracia a los oyentes.